fbpx

Servir es el mejor
negocio
del
mundo

A eso dedico parte de mi vida:

A compartir con quienes necesitan
de mi conocimiento, mi experiencia,
mis dones y talentos, mi pasión.

Hoy, a los 61 años y con mucho kilometraje acumulado,

cuando vuelvo la vista atrás y veo el camino recorrido con las cicatrices que dejaron las dificultades sorteadas, recuerdo que no he tenido una vida fácil. No me quejo, porque hoy tengo más de lo que deseo y todo lo que mi familia requiere, pero tampoco puedo olvidar aquello que me brindó grandes lecciones.

Con frecuencia, escucho a las personas decir que su vida es una montaña rusa, pero si alguien tiene autoridad y experiencias para afirmarlo, soy yo. Sufrí quiebras, eché por la borda varios negocios y enfrenté problemas de salud, entre otras dificultades. Sin embargo, también triunfé, cumplí sueños, creé negocios muy exitosos, conocí personas increíbles y gané mucho dinero.

Me dedico a los negocios desde hace muchos años, quizás me conozcas o hayas oído hablar de mí cuando publique mi primer libro, Mis Secretos Tú Éxito, Best Seller en Amazon. Soy experto en ventas de tangibles (no infoproductos) en internet. He vendido a través de la red pelotas de fútbol, cañas de pescar, terrenos, grandes propiedades, como también he llenado restaurantes, hoteles, y más, mucho más. Y tengo el orgullo y la satisfacción de haber impuesto varios récords de ventas.

Tuve períodos de mi vida en los que estaba desorientado, en los que realmente no sabía para dónde iba, ni qué quería. Simplemente, apelaba a mi olfato para los negocios y me respaldaba en mi valentía y lo intentaba otra vez. A veces, ganaba; a veces, perdía y aprendía. Y, justamente, esta es otra de las características importantes: jamás he dejado de aprender, jamás dejé de ser curioso.

Tuve la oportunidad de ir a la universidad y estudiar lo que quisiera, pero esa nunca fue una buena opción para mí. Soy como un hombre de campo, de terreno abierto, amante de la vida al aire libre. Se podría decir que soy un alma rebelde, y quizás sea cierto, pero también debería decirse que soy un alma libre, alguien que siempre eligió con el corazón, más que con la cabeza, y por eso equivoque tanto.

He desempeñado tantos oficios, y tan distintos, que ya me cuesta trabajo no olvidar algunos.

Quizás sea porque tengo espíritu de aventurero, o quizás porque no me conformo y cada vez que cumplo una meta, que alcanzo un objetivo, me propongo uno más ambicioso. Y no descanso hasta lograrlo.

Me he hecho solo, aunque ese término no significa que haya recorrido el camino en solitario, pues he tenido la compañía de personas maravillosas que me ayudaron, que me tendieron la mano en los momentos difíciles, que me marcaron el rumbo, que me enseñaron y que me acompañaron en la tarea de construir la persona que soy hoy. Soy lo que los estadounidenses llaman un selfmade man.

Pero, no te equivoques: fue una elección propia, una elección que me ha costado sudor y sangre, pero que también es mi mayor satisfacción

Y, claro, también he cometido locuras, algunas de ellas, dolorosas; otras, geniales. Una fue apostar todas mis fichas por internet en una época en la que pocos sabían bien en qué consistía, en la que reinaba la desconfianza en la red, en la que había muy pocas herramientas y recursos y, sobre todo, en la que había pocas personas en las que se podía confiar en el ámbito digital. Era una apuesta arriesgada.

Sin embargo, la vida, que me ha dado mucho más de lo que me quitó, puso en mi camino a una persona que cambió mi vida: Álvaro Mendoza. El Padrino, como se lo conoce en el mercado hispano de los negocios por internet, me abrió los ojos y me abrió un universo ilimitado. Y, tengo que confesarlo, al comienzo no le creí, al comienzo pensé que el loco era él. Pero, no era así.

Como él, otros importantes y reconocidos mentores internacionales me guiaron en el apasionante camino de diferentes especialidades en la digitalización e hicieron de mí un mejor profesional y, lo más importante, una mejor persona. A ellos no los olvido, porque me ayudaron a levantarme, que me ayudaron a sacudir el polvo y que sacaron lo mejor de mí. Sin ellos, te lo aseguro, jamás habría podido lograr mis metas y tampoco habría llegado hasta aquí.

Asistí a muchos seminarios en diferentes partes del mundo, y en todos, nadie te enseña a trabajar en tu negocio puntual, tú debes tener la capacidad de captar el mensaje y adaptarlo a tu negocio. Invertí mi mejor tiempo y dinero en estos viajes y siempre, en todos ellos era el único emprendedor que no andaba tras un negocio 100% digital, por lo que me transformé en un experto y ya de gran experiencia en la adaptación de negocios 100% físicos en híbridos con servicios y ventas online. 

Lo curioso o irónico es que jamás he vendido lo que hoy se conoce como infoproducto, es decir, un producto digital genérico, lo que todos mis mentores y conocidos en el mundo del internet hacen. Lo mío siempre fue y sigue siendo el mundo físico, los productos físicos, o servicios tangibles, solo que aprendí a aprovechar las ventajas y los beneficios que nos brinda el entorno digital, aprendí a utilizar y redituar una gran variedad de productos y servicios offline a través del universo online.

“Si quieres ser exitoso encuentra a alguien que haya alcanzado los resultados que tú buscas. Copia lo que ha hecho y tu lograrás los mismos resultados”.

RodrigoChicharro-TonyRobbins

Esta es una frase de otro de mis importantes mentores, Toni Robbins, el famoso orador y autor de libros de crecimiento personal y finanzas personales, y recrea justamente lo que hice en aquel momento, hace casi 20 años, cuando conocí a Álvaro en un evento presencial.

Comencé de cero, con poco conocimiento y muchas dudas, pero también con gran pasión y muchas ganas. Comencé con negocios físicos a través de internet, compitiendo con marcas muy reconocidas y establecidas, pero al cabo de poco tiempo logré mi propósito. ¿Cuál? Ganar mucho dinero a través de mis negocios híbridos, físicos, digital, gracias a mi perseverancia, a mi dedicación y a mucho estudio.

Y en esas estoy, a eso me dedico de tiempo completo, por fortuna con singular éxito. Desde hace diez años tomé la decisión, junto con mi familia, de dejar Santiago e instalarme en el sur, en la región de Los Lagos, Puerto Varas Chile, un paraíso natural como pocos en el planeta. Un remanso de paz, de tranquilidad, de inspiración, de conexión con la naturaleza, con tu esencia.
¡Un gran privilegio!

Uno que, además, disfruto al lado de lo mejor que tengo, de mi mayor riqueza, de mi tesoro: ¡mi familia! María Luisa, mi Negra, mi esposa, mi amiga, mi compañera, mi cómplice, mi alma gemela, mi todo, mi apoyo en los momentos más difíciles, mi alegría en los más felices. La vida nos unió hace 35 años y, a pesar de las dificultades que enfrentamos, nunca dejó de velar por mí, de cuidarme.

Además, la madre de mis hijos Manuela, Consuelo, Cristóbal y Diego, el sentido a mi vida, mi inspiración, mis ojos y la razón de todo mi esfuerzo. Y la abuela de Emma Luisa, Eugenio, Alonso y Vicente, mi adoración. El mejor negocio de mi vida fue haberme casado con esa mujer y gracias a esa decisión hoy disfruto los dividendos, mis hijos y mis nietos, que mantienen mi espíritu joven.

Con humildad, te digo que soy un privilegiado por haber construido la vida que siempre soñé, una que me permite vivir tranquilo, rodeado de los que quiero, haciendo lo que quiero. Entre otras actividades, me transforme en Capitán y navegamos periódicamente en mi embarcación por las aguas sin pensar en nada, solo agradeciendo a la vida por sus bendiciones recibidas y compartiéndolas con mis seres queridos.

Una de las enseñanzas más valiosas que recibí es aquella de que “servir es el mejor negocio del mundo”. A eso dedico parte de mi vida: a compartir con quienes necesitan de mi conocimiento, mi experiencia, mis dones y talentos, mi pasión.

Como ves, tengo el cuero curtido, las cicatrices son testimonio de los fracasos que sufrí y las canas desvelan mis éxitos y mis noches de insomnio. Acredito una gran experiencia y he acumulado un conocimiento invaluable en el ámbito físico, digital y Online que quiero compartir contigo, si me lo permites.

Mi deseo es ayudarte a transformar tu negocio que hoy es 100% físico a uno híbrido utilizando el poder del internet que muchos desconocen.

¿ESTÁS LISTO PARA CAMBIAR
TU NEGOCIO?